Intoxicación Medicamentosa En Niños

pastillas termometro

 

La exposición de un niño a una sustancia potencialmente tóxica es un motivo de consulta infrecuente en Urgencias. El 0,28% de los episodios registrados en Urgencias corresponden a sospechas de intoxicación.   La consulta precoz de niños pequeños que ingieren fármacos accidentalmente constituye la mayor parte de las intoxicaciones atendidas en los Servicios de Urgencias de Pediatría hospitalarios. Los fármacos suponen más del 50% del total de las intoxicaciones, en su inmensa mayoría por ingesta accidental en niños pequeños o voluntaria (con fin recreacional o suicida en adolescentes).

Los agentes más frecuentemente implicados son, por este orden:

Antitérmicos, fundamentalmente el paracetamol. La sospecha de intoxicación por paracetamol constituye por sí sola más del 20% del total de consultas por posible intoxicación en niños menores de 5 años en los Servicios de Urgencias Pediá- tricos de nuestro entorno. La introducción de tapones de seguridad ha disminuido las consultas por intoxicación por paracetamol en los últimos años.

Psicofármacos (benzodiacepinas, principalmente).

Anticatarrales (en muchas ocasiones, combinaciones de varios productos activos), causa de un número no despreciable de ingresos en UCIP en niños pequeños Una parte considerable de las intoxicaciones medicamentosas en Pediatría se deben a ingestas de medicamentos de dudoso valor terapéutico y no exentos de riesgos. Alrededor del 80% de los niños consultan antes de transcurrir 2 horas tras el contacto con la sustancia potencialmente tóxica, siendo en muchos de estos casos factible realizar una descontaminación gastrointestinal. El tiempo se alarga en el caso de ingestas no accidentales en adolescentes.

Un Servicio de Urgencias Pediátrico no es el único lugar donde recurren las familias ante una sospecha de intoxicación. Con mayor frecuencia, la familia recurre al teléfono para poder contactar con su Centro de Salud, con el teléfono de Emergencias o bien con el Centro Nacional de Toxicología. Independientemente del lugar donde nos encontremos, un pediatra debe tener los recursos suficientes para saber en qué casos debe actuar y la forma en que debe hacerlo.

Independientemente del lugar donde atendamos la consulta, siempre nos haremos 3 preguntas: – ¿Ha contactado el niño con el tóxico? – ¿Es una situación de riesgo real para el niño? – ¿Debemos tomar alguna medida? ¿HA CONTACTADO EL NIÑO CON EL TÓXICO? Siempre supondremos que sí, aunque no tengamos la absoluta certeza. Si existe duda de que haya podido existir contacto con alguna sustancia potencialmente tóxica, obraremos como si el contacto se hubiera producido. ¿ES UNA SITUACIÓN DE RIESGO REAL PARA EL NIÑO? La existencia de una situación de riesgo para un niño viene determinada por la presencia de al menos una de las siguientes situaciones: – Presencia de síntomas derivados de la intoxicación.

– Existencia de potencial toxicidad independientemente de que el niño presente síntomas o no. Para esto, es fundamental identificar la sustancia con Intoxicaciones medicamentosas Santiago Mintegi Raso Urgencias de Pediatría. Hospital de Cruces. Bizkaia 17 la que se ha contactado. Esto no suele revestir dificultades en casos de intoxicaciones accidentales, pero sí puede ser complicado en ciertas intoxicaciones voluntarias de adolescentes.

De cara a la identificación del tóxico, no conviene olvidar lo siguiente:

– Debe realizarse una anamnesis detallada: tiempo aproximado transcurrido desde el contacto con el tóxico, número de pastillas que había en el envase, volumen de suspensión que quedaba en un recipiente, pastillas que estaban en el suelo, vómitos durante el transporte,….

– Hasta en el 10% de las intoxicaciones, los tóxicos están almacenados en recipientes no originales (generalmente, productos del hogar).

– Se aceptará como guía de tratamiento que la cantidad ingerida ha sido la máxima estimada y se debe conocer la mínima cantidad del tóxico productora de sintomatología.

– Se recomienda mantener cierto nivel de sospecha diagnóstica ante un niño con disminución del nivel de conciencia.

– La ausencia inicial de síntomas no exime de una evolución tórpida posterior La ingesta de una serie de medicamentos no provoca síntomas inicialmente, pudiendo tener un ulterior curso más tóxico (las llamadas “bombas en el tiempo”): paracetamol, Fe, Li, inhibidores de la MAO.

– Una serie de fármacos pueden ocasionar intoxicaciones graves en niños con mínima ingesta: bloqueantes del Ca, betabloqueantes, clonidina, antidepresivos tricíclicos, hipoglucemiantes orales, antimaláricos…

– Internet facilita a través incluso de buscadores generales información extremadamente útil en el manejo de los niños intoxicados:

¿DEBEMOS TOMAR ALGUNA MEDIDA?   Alrededor del 40% de los niños que consultan en Urgencias de Pediatría por una posible intoxicación medicamentosa reciben el alta tras una valoración clí- nica por parte del pediatra (no reciben ningún tratamiento, no se les practica ninguna prueba complementaria ni ingresan en el Hospital). En un porcentaje importante de casos no se trata de una intoxicación como tal, sino que el contacto se ha producido con una sustancia no tóxica a las dosis referidas por la familia, de tal manera que, en muchas ocasiones, nuestra actuación se verá reducida a tranquilizar a la familia y dar instrucciones para evitar, en lo posible, la repetición de este tipo de accidentes.

En otras ocasiones se trata de procesos potencialmente graves. De esta forma, cabe recordar que en más de la mitad de los casos se practica alguna prueba complementaria o los pacientes reciben algún tratamiento en Urgencias, y que la mayoría de los ingresos por intoxicación en las UCIP se deben a intoxicaciones medicamentosas, muchas de ellas voluntarias, en adolescentes y de carácter polimedicamentoso. En estos casos, uno de los factores claves en el pronóstico de las intoxicaciones es el tiempo transcurrido entre el accidente y la actuación médica. Cuanto más precoz sea nuestra intervención, mejor pronóstico tendrá el paciente.

Los pasos a seguir, de manera esquemá- tica se reflejan en la figura

1. Como cualquier proceso, el paso inicial debe ser la estabilización del paciente, si procede. La comprobación del ABC será siempre prioritaria. Es esto lo que puede salvar un paciente y sólo rara vez la administración de un antídoto. Esta estabilización inicial es excepcional que sea necesaria en una intoxicación accidental. Una vez llevada a cabo, si fuera necesaria, la estabilización del paciente, nuestros esfuerzos irán orientados en varias vertientes:

– Pruebas de laboratorio: no están indicadas de manera rutinaria y se valorará su realización en función del tóxico ingerido, los síntomas que presente el paciente o en el caso de adolescentes con alteración del nivel de conciencia.

– Evitar en lo posible la absorción del tóxico (medidas de descontaminación gastrointestinal). La técnica de elección, de manera general, será la administración de carbón activado

– Si lo hubiera y fuera procedente, administración de antídoto.

– Medidas de sostén (tratamiento de la hipoxemia, hipotensión, aspiración, desequilibrios hidroelectrolíticos, convulsiones,…) .

– Medidas destinadas a facilitar la eliminación de la sustancia tóxica: forzar diuresis, alcalinización de la orina (intoxicación por ácidos débiles, como 146 Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Urgencias Pediátricas SEUP-AEP AAS, barbitúricos,…), acidificación de la orina (intoxicación por bases débiles),… Todas estas medidas vienen detalladas y explicadas en el capítulo correspondiente.

En este capítulo abordaremos las intoxicaciones por paracetamol y algunos psicofármacos, las intoxicaciones medicamentosas más frecuentes en edad pediátrica.

 

pexels-photo-208512

INTOXICACIÓN POR PARACETAMOL.

Es la intoxicación medicamentosa más frecuente en nuestro medio. Dosis tóxica del paracetamol = 100-150 mg/kg. Este aspecto está en entredicho en los niños menores de 8 años, en los cuales el metabolismo hepático del paracetamol parece ser diferente al de los niños mayores y adultos, de tal manera que es excepcional encontrar toxicidad en ingestas inferiores a 200 mg/kg en ese grupo de edad.

Fases clínicas

– Primeras 24 horas: anorexia, vómitos, malestar, palidez, sudoración.

– 24-48 horas: resolución de la clínica inicial, dolor en hipocondrio derecho, alteración de pruebas hepáticas, oliguria.

– 72-96 horas: alteración máxima de la función hepática. Puede reaparecer la clínica inicial.

– 4 días-2 semanas: resolución de la disfunción hepática.

Intoxicaciones medicamentosas 147 Estabilización Valorar UCIP Alteración del nivel de conciencia.

Manejo ingestión de cuerpos extraños en el tracto gastrointestinal en la infancia.

Actitud Si ha transcurrido menos de 90 min. desde la ingestión, podemos administrar carbón activado.

– Nivel de paracetamol en sangre:

– En el caso de que exista la posibilidad de que un niño haya ingerido una dosis potencialmente tóxica de paracetamol para su edad, estará indicado, para valorar la gravedad de la intoxicación, obtener el nivel de paracetamol a las 4 horas de la ingesta (algún autor ya indica la posibilidad de realizar esta determinación a las 2 horas de la ingesta), ya que antes quizá no se haya producido la absorción completa.

– Si el nivel de paracetamol se encuentra dentro de los márgenes tóxicos del nomograma de Rumack-Matthew, se iniciará la administración de N-acetilcisteína (NAC, Fluimucil antí- doto®).

– Un nivel de paracetamol sérico superior a 150 mg/ml 4 horas después de la ingesta es tóxico en todo paciente.

– Administración del antídoto:

N-acetilcisteína (NAC):

1. Vía oral: – La NAC al 20% se administra diluida 1:4 en bebida carbónica, zumos o agua, por vía oral o sonda naso o bucogástrica.  Es mucho más útil si se da en las primeras 10 h, aunque puede ser útil aunque hayan transcurrido 36 horas. Si un paciente toma más de 140 mg/kg de paracetamol, no se debe posponer más de 12 h la administración de NAC por esperar un nivel sanguíneo; se administrará siempre la NAC.

– Dosis de NAC:  . Dosis de carga: 140 mg/kg. . Continuar con 70 mg/kg/4 h. Se darán 17 dosis (en total, 3 días). – Finalización de la NAC oral tras 36 horas de administración si: . Asintomático. . Coagulación y GPT normales. . Nivel paracetamol < 10 mg/ml. 2. Vía i.v.: una serie de autores la consideran la vía de elección.   Conviene saber que hasta un 25% de los pacientes que la reciban IV presentará reacciones anafilactoides (debidas a liberación de histamina pero no IgE-mediadas) que en ocasiones pueden conducir a broncoespasmo o hipotensión.   Estas reacciones suelen aparecer con la primera dosis y parecen estar en relación con la velocidad de infusión. En pacientes asmáticos se han descrito reacciones severas e incluso fatales. La NAC IV debe reservarse para uso intrahospitalario.

– Indicaciones: . Intoxicación 8-10 horas antes y vómitos incoercibles. . Presentación tardía con coagulación alterada. . Fallo hepático. . Embarazadas. – Dosis: . 1ª dosis: 150 mg/kg en 30-60 min., diluido en 200 ml de Dx al 5%. . Seguir con 50 mg/kg en las siguientes 4 horas, diluido en 500 ml de Dx al 5%. . Después seguir con 100 mg/kg en las siguientes 16 horas, diluido en 1.000 ml de Dx al 5%. . Tiempo total de infusión: 20,5 horas. – Finalización de la NAC i.v. tras al menos 20 horas: . Asintomático. . GPT < 1.000. . Nivel paracetamol < 10 mg/ml.

BIBLIOGRAFÍA

1. Belson MG, Simon HK. Utility of comprehensive toxicologic screens in children. Am J Emerg Med 1999; 17: 221-4. 2. Bond GR. The poisoned child. Evolving concepts in care. En: Emergency Medicine Clinics Of North America; 1995. 3. Bond GR, Requa RK, Krenzelok EP, Normann SA, Tendler JD, Morris CL, McCoy DJ, Thompson MW, McCarthy T, Roblez J. Influence of time until emesis on the efficacy of decontamination using acetaminophen as a marker in a pediatric population. Ann Emerg Med 1993; 22: 1403-7. 4. Bozeman WP, Myers RAM, Barish RA. Confirmation of the pulse oximetry gap in carbon monoxide poisoning. Ann Emerg Med 1997; 30: 608-11. 5. Calello DP, Osterhoudt KC, Henretig FM. New and Novel Antidotes in Pediatrics. Pediatr Emerg Care 2006; 22: 523-30. 6. Litovitz TL, Klein-Schwartz W, White S, Cobaugh DJ, Youniss J, Drab A, Benson BE. 1999 annual report of the American Association of Poison Control Centers Toxic Exposure Surveillance System. Am J Emerg Med 2000; 18: 517-74. 7. Manoguerra AS. Gastrointestinal decontamination after poisoning. Where is the science? Crit Care Clin 1997; 13: 709-45. 8. McLuckie A, Forbes AM, Ilett KF. Role of Repeated Doses of Oral Activated Charcoal in the Treatment of Acute Intoxications. Anesth Intens Care 1990; 18: 375- 84. 9. Mintegi S, Benito J, Iturralde I, Lopez G, Gomez B. Time Trends in Acute Pediatric Poiso- nings and Changes in Management in a Pediatric Emergency Department in Basque Country. Pediatric Emergency Department, Hospital Cruces, Barakaldo, Bizkaia, Basque 150 Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Urgencias Pediátricas SEUP-AEP Country, Spain. PAS meeting. San Francisco. 2006 April. 10. Mintegi S, Fernandez A, Alustiza J, Canduela V, Mongil I, Caubet I, Clerigué N, Herranz M, Crespo E, Fanjul JL, Fernandez P, Humayor J, Landa J, Muñoz JA, Lasarte JR, Núñez FJ, López J, Molina JC, Pérez A, Pou J, Sánchez CA, Vázquez P. Emergency visits for childhood poisoning: a 2-year prospective multicenter survey in Spain. Pediatr Emerg Care 2006; 22: 334-8. 11. Shannon M. Ingestion of toxic substances by children. NEJM 2000; 342: 186-91. 12. Spiller HA, Rodgers GC. Evaluation of Administration of Activated Charcoal in the Home. http://www.pediatrics.org/cgi/content/full/108/6/e100. 13. Tenenbein M. Recent advancements in pediatric toxicology. Ped Clin North Am 1999; 46: 1179-88. 14. Watson WA, Litovitz TL, Klein-Schwartz W, Rodgers GC, Youniss J, Reid N, Rouse WG, Rembert RS, Borys D. 2003 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers Toxic Exposure Surveillance System. Am J Emerg Med, 2004; 5: 335-404. 15. Kearns GL. Acetaminophen poisoning in children: Treat early and long enough. J Pediatr 2002; 140: 495-8.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s